Las Fintech, son empresas que usan las tecnologías de la información y la comunicación para ofrecer servicios financieros de forma eficaz y menos costosa. Estas nuevas tecnologías buscan captar parte del mercado dominado por grandes empresas que no se acogen rápidamente a la adopción de nuevas tecnologías.

smartnews dic 2017 noticia01

“En la actualidad, nadie sabe exactamente cuáles son las mejores prácticas para este segmento, de manera que necesariamente el diseño de las nuevas regulaciones será un proceso experimental y dinámico. En particular, se destaca la importancia del diálogo entre los diferentes actores y el análisis de las lecciones aprendidas en otros países a efectos de preparar una regulación adecuada”, explicó Carlos Fernández Valdovinos, presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), la XX Asamblea Anual de la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas

Afirma que “la regulación de las Fintech debería enfocarse en la protección al cliente, en la prevención del lavado de dinero y en evitar que ellas representen un peligro de riesgo sistémico”.

“Para los países emergentes el tema de riesgo sistémico es mínimo ya que el ecosistema es muy pequeño, pero hay que preverlo para el futuro. Pero para todos los países cobra importancia la protección al consumidor, a fin de evitar estafas que vayan finalmente contra el propio ecosistema FinTech, así como la prevención de las actividades ilegales o de lavado de dinero”, sostuvo el representante del BCP.

En el año 2014, se triplico la inversión mundial en empresas Fintech respecto al año anterior, llegando a los 12.200 millones de dólares. Según un estudio de la empresa Accenture, una parte muy importante de estas inversiones se sitúan en Estados Unidos, pero destaca que Europa sea el mercado donde más crecen este tipo de inversiones, con un registro de un aumento de un 215% en 2014 respecto al año anterior. Esto representa unos 1,480 millones de dólares.

En general los diferentes países del mundo están optando por incorporar estas tecnologías con el fin de lograr procesos eficientes teniendo en cuenta las optimizaciones en sus gastos y el valor agregado que conlleva la implementación de las mismas.

Por último, las Fintech representan una tendencia global de progreso tecnológico, desarrollo financiero y económico. Su carácter global dificulta su reversión; es una fuerza que llega a Latinoamérica para quedarse y crecer. Pero como toda innovación tecnológica, crea ganadores y perdedores, generando en algunos descontentos y resistencia al cambio.

El principal desafío será encontrar un balance de manera que se aprovechen los beneficios de esta tecnología financiera, minimizando sus riesgos, eliminando costos elevados y evitando asfixiar la innovación.

Fuente: La Nación