Desde proyectos como Moby Mart, que recorre las calles las 24 horas, a las iniciativas de Amazon con locales sin cajeros, los clientes pronto tendrán nuevas opciones al momento de armar la lista del supermercado.

Si crees que lo has visto todo en tecnología espérate estas nuevas tiendas te tendrán todo a la mano y sin capital humano. ¿Piensa solamente que quieres llegar a descansar luego de un día largo de trabajo y no quieres cocinar, pero no tienes nada de comer entonces que puedes hacer?

smartnews dic 2017 noticia01

Fácil, con solo presionar un botón de una aplicación, aparecerá un vehículo eléctrico con poca carga, que se deslizará silenciosamente en una plaza de aparcamiento cercana. Ingresarás a la tienda deslizando tu teléfono móvil por la puerta, recogerás tus mercancías y lo volverás a deslizar. No habrá cajeros, ni asistentes de ventas ni nadie para limpiar si dejas caer un cartón de leche.
 
El Moby Mart es una nueva invención futurista que ha tenido su primera prueba en las calles de Shanghái. El software aún no está operativo y a veces, esta versión beta necesita una mano para mantenerlo en movimiento.

Si tomamos en cuenta el desarrollo en vehículos automotores, pagos móviles, análisis de datos y etiquetado inalámbrico de productos, existe un gran potencial para revisar la experiencia de la compra. Pero, aunque es el tipo de tecnología que se está probando sobre el terreno, dado el interés de cadenas tradicionales, grandes almacenes y centros comerciales, el experimento todavía está en sus primeras etapas. Hay muchos obstáculos aún por superar antes de que se convierta en realidad esta tienda automática y no solo están vinculadas a las restricciones de los vehículos sin conductores.
 
El toque humano
 
Hoy en día las personas llevan una vida muy ajetreada el trabajo, sus familias, las responsabilidades, todo esto hace que sea menor el tiempo que se puede dedicar para hacer mercado, dar una vuelta o simplemente salir a interactuar con la demás gente. Por este motivo se han incrementado las ventas digitales, en donde con solo dar un clic tienes todo lo que necesitas con buenos precios, sin tanto estrés y a la hora que se desees. 

Gigantes globales como Amazon y Alibaba seducen a los clientes. Pero debido a que muchas personas todavía disfrutan también ir a tiendas físicas, los minoristas, dentro y fuera del mundo de internet, se están dando cuenta de que la clave para el éxito radica en cómo ofrecer lo mejor de los mundos: el real y el digital.
 
Quizás por eso Amazon ha decidido (primero con un par de librerías en el mundo real y ahora con la compra de la cadena de los supermercados Whole Food) que también vale la pena tener una red de ladrillos y cemento como puntos de venta.

El tiempo de las tiendas físicas, entonces, todavía no ha terminado. Incluso si es 'una tienda' como nunca antes la conocimos.

Tiendas automáticas
 
No son solo los creadores de Moby Mart quienes piensan que el futuro puede estar en hacer de las compras una experiencia completamente libre de contacto humano.

BingoBox ya tiene más de 150 tiendas automáticas estáticas que operan en China y estima que serán miles más en los próximos meses. Cada una de ellas solo cuenta con diez metros cuadrados de espacio, provistos de una variedad de productos, desde ensaladas frescas hasta condones y paraguas. Los clientes deslizan su teléfono móvil para ingresar y escanear cada artículo y la cuenta se liquida mediante un sistema de pago en línea. Un asistente está disponible a través de un enlace de video si es necesario. Todo esto significa que solo se necesita un equipo de cuatro personas para ejecutar 40 tiendas, según la compañía, lo que reduce la inversión significativamente.
 
En julio, el gigante de ventas en línea de China, Alibaba, también experimentó con la idea: el lanzamiento de Tao Café, una cafetería sin cajeros que usa el reconocimiento facial para identificar al comprador que puede escoger los alimentos que le gustaría comer y pagar con su teléfono.
 "Para Alibaba, el Tao Café fue otra forma de explorar cómo eliminar los obstáculos y los costos para acercar las experiencias de compras físicas y en línea", explica el gerente general del grupo en Europa, Terry von Bibra. "La idea fue simplemente probar la sensación de cuán fácil puedo hacer que sea más sencilla la compra para un consumido". De hecho, las empresas chinas siguen adelante con el concepto de tienda sin caja.

Amazon, conocida por revolucionar las industrias, desde libros a la electrónica, abrió Go en 2016, una peculiar tienda cerca de su sede en Seattle. No tiene personal y va un paso más allá de BingoBox al eliminar también el pago.

Los clientes entran, escanean su móvil para registrar su llegada y luego dejan caer los productos directamente en su bolso. Cuando salen de la tienda, los sensores reconocen lo que han tomado y el pago se cobra a través de su cuenta de Amazon.

La tienda solo funciona para el personal de Amazon y no se han anunciado planes para su futura apertura al público. "Amazon ha tenido problemas iniciales con Amazon Go", dice Neil Saunders, director gerente de GlobalData Retail. "No reconocía lo que los clientes tomaban cuando se estaban colocando nuevos productos en las estanterías y tampoco cuando hay demasiadas personas en la tienda", explica.

Pero, aunque el nuevo mundo de compras sin cajero no será cosa de mañana, Saunders cree que llegará, ya que los minoristas buscan la forma de reducir los costos para competir con los bajos precios de los productos en línea. Pero es poco probable que la tendencia se extienda más allá de las compras, opina.

Que estemos de acuerdo o no con estas nuevas tecnologías habrá que esperar a que el tiempo nos diga que tan viables son, si en verdad ayudan con el ahorro de costos y brinda beneficios a los pequeños empresarios o porque no también para los grandes que quieran realizar estas implementaciones.
 
Pero una cosa si hay que tener clara y es que el capital humano siempre será importante en una organización, se pueden hacer estudios, mejoras en los procesos para conseguir rapidez y eficiencia, pero siempre detrás de todo esto habrá una persona que se encargó de esas tareas.

Fuente: La Nación, Argentina